Jacinta Ramírez de Rodrigo, autora de «El cuentahílos»: «Cuento una época convulsa donde la gente sobrevivió como pudo y eso les obligó a tomar partido».

Jacinta Ramírez de RodrigoLa periodista Jacinta Ramírez de Rodrigo, con experiencia en revistas como Vogue, Casa Vogue, Micasa, Prima, Única y Cosas de Casa y las revistas de RBA en Madrid, se ha adentrado en el mundo literario con dos novelas, Las señoritas Lagarde, publicada por Esfera de Libros y El cuentahílos, autopublicado.

____

Jacinta, tienes ya tres libros publicados, la novela Las señoritas Lagarde editada en La Esfera de los Libros, el libro de cuentos Relatos para tiempos de crisis y El cuentahílos, tu segunda novela. ¿Alguno es tu preferido?

No, no tengo ninguno preferido, he disfrutado mucho escribiendo cada uno y haciéndolos tan distintos. El primero está basado en una historia familiar y sucede en el siglo XIX, el segundo son relatos para dar voz a los parados ya que siempre se les trata como cifras, no como personas, y con esa obra quise hacerles más visibles. Y el tercero es la historia de un personaje increíble, de un superviviente. Cuento su vida a lo largo del siglo XX.

¿Qué nos puedes decir acerca de El cuentahílos?

Es una novela muy extensa que lleva mucho trabajo de documentación y mucho esfuerzo de redacción, el resultado es un libro con una historia muy potente que engancha y que es muy difícil de dejar porque deseas saber qué va a pasar, mantiene la intriga hasta el final.

El hilo argumental de El cuentahílos transcurre entre 1915 y 1957, periodo convulso, ¿no? ¿Por qué lo has elegido?

No lo elegí yo, me vino dado por el protagonista. En realidad, este personaje está basado en una persona que vivió en esa época. Yo he fabulado los detalles de la vida de Rafael, el protagonista, que existió, fue real, así como su emigración a Argentina, su trabajo en una tienda de telas, su experiencia volando en zepelín, su boda con una mujer rica de origen judío, sus viajes por la Europa ocupada, su regreso a España, su segunda boda… La vida de esta persona era tan novelesca que me permitía toda clase de ficción. En efecto, esa generación vivió un periodo muy convulso y muchos fueron auténticos héroes.

¿Crees que este trecho histórico (1915–1957) se vivió igual en España que en Argentina? Supongo que tuviste que reflejar la vida en ambos países durante estas épocas en El cuentahílos.

No, sin lugar a dudas, no se vivió igual, había muchas diferencias entre ambos países. No soy una experta, pero ciertamente me he tenido que documentar mucho para poder imaginar cómo era la vida en un país o en otro. Mientras en España, tras la Guerra Civil, se pasó hambre y toda clase de penalidades, en Argentina se vivía bien, había trabajo y se hicieron grandes fortunas. Cuando estalló la Segunda Guerra Mundial, toda Europa se resintió, Argentina, en cambio, al permanecer neutral, pudo establecer unas líneas comerciales que permitieron una economía más desarrollada. En la novela, el protagonista regresa a España tras la guerra y encuentra Madrid gris y triste, no es la ciudad que él recordaba, mientras que en Buenos Aires disfruta de todo tipo de comodidades y diversiones, describo eso con más detenimiento para que el lector vea las diferencias entre ambos países.

Tu novela Las señoritas Lagarde están publicadas por La Esfera de los Libros y El cuentahílos por Amazon. ¿Cómo es publicar con una editorial y cómo publicar con Amazon?

Muy, muy diferente y muy largo de explicar. Pero, básicamente, publicar con una editorial es difícil, casi imposible. La mayoría de ellas no admiten originales no solicitados y las que lo hacen no suelen responder, imagino que reciben demasiados —así que estaré siempre agradecida a La Esfera por haber confiado en mí y haber publicado mi novela—. Si una editorial te publica una obra, se quedan con los derechos de la misma durante años y deciden la publicidad y presentaciones, no tienes mucha capacidad de acción con tu libro sin consultárselo, aunque supongo que esto no es igual para escritores consagrados o famosos. En Amazon, tú eres responsable de tu obra y mantienes tus derechos sobre ella, no tienes que esperar meses, y hasta incluso años, a que alguien valore el libro y decida si se va a editar, son directamente los lectores los que lo harán. Sin embargo, editar en Amazon supone perder a las librerías, estas no venden esas ediciones, para mí, eso es lo más triste, ya que adoro las librerías y uno de mis placeres es entrar en ellas para ver las novedades, siempre salgo con algún libro.

Jacinta, en estos momentos eres una escritora que prescinde de redes sociales. ¿Cuál es el porqué de esta decisión? ¿Tenías más presencia en redes sociales cuando La Esfera de los Libros editó tu novela? ¿Crees que las redes sociales pueden determinar, por ejemplo, que te edite una editorial?

Solo utilizo una red social y porque es una red laboral, pensada para profesionales, no me he dado de alta en ninguna más y eso se debe a que me gusta mantener mi intimidad, y a que no soy nada exhibicionista, también soy perezosa en ese sentido, no encuentro entretenido estar pendiente de mirar lo que ocurre o de colgar alguna noticia, prefiero otras actividades como, por ejemplo, leer un libro. Respecto a la segunda pregunta, no, tampoco tuve mucha presencia en las redes con La Esfera. Y, sobre la última, no tengo ni idea si puede ocurrir que una editorial te publique por estar en las redes, ya que, como te he dicho antes, no las utilizo y, en la única que estoy, nunca me han llamado ni para ofrecerme un trabajo.

Volviendo a El cuentahílos, ¿hay algún pasaje del libro que te costase más escribir?

Sí, la relación con su segunda esposa. No entendía cómo alguien podía casarse con dos mujeres tan diferentes. La primera, elegante, glamurosa, educada, culta, independiente y la segunda, vulgar, ordinaria, casi analfabeta, rencorosa, vengativa. Sin embargo, el hombre en el que yo basaba mi protagonista había elegido a esas dos mujeres tan distintas, buscar un motivo para explicar esa segunda relación y hacerlo coherente, fue difícil.

¿Cuánto tardaste, en general, en escribir la novela?

Tardé casi dos años, porque tuve que documentarme mucho y porque, por motivos familiares, no podía dedicarme a la escritura tanto como me hubiera gustado.

¿Qué presencia tiene el amor en la obra? ¿Y la política?

Pues el amor tiene una gran presencia, de hecho, el protagonista se casa dos veces y, aunque en las dos ocasiones lo hace sin estar enamorado, poco a poco se enamora de ellas, de la primera, de una manera pasional y vehemente, de la segunda, de una manera más tranquila y sosegada. Respecto a la política, más que política, lo que cuento es una época convulsa donde la gente sobrevivió como pudo y eso les obligó a tomar partido.

¿Te gusta leer novelas parecidas a las que escribes?

Sí, sin lugar a dudas. No podría escribir si lo que publico no me gustara.

Y para quienes no hayan leído el libro todavía, ¿por qué has titulado la novela El cuentahílos?

Un cuentahílos es una pequeña lupa que se utiliza en el mundo textil para ver la trama de los tejidos y los hilos de estos, también se utilizaba en la fotografía y en la prensa fotográfica para comprobar la calidad de las fotos. Mi protagonista, Rafael, se dedica a vender telas y por eso lleva siempre un cuentahílos en su bolsillo.

¿Volverás a publicar una novela próximamente? ¿Sabes ya si la auto-publicarás o si buscarás editorial tradicional?

Estoy escribiendo una nueva novela. Cuando la acabe, aún queda bastante para ello, imagino que la publicaré también en Amazon, por ahora ha sido una buena experiencia. Además, no tengo ninguna editorial llamando a mi puerta.

 

Por Eva Fraile, de La Reina Lectora
@reinalectora

El cuentahílos
de Jacinta Ramírez de Rodrigo

Tres acontecimientos históricos transformarán a Rafael Bernal. El primero, el incendio del Tribunal Supremo en Madrid, este será la causa por la que deba abandonar, siendo un adolescente, su cómoda y aburguesada existencia en la capital española y emigrar a Argentina. El segundo, el espectacular vuelo del zepelín sobre Buenos Aires, ese día conocerá a la mujer que cambiará su futuro y por la que arriesgará la vida. El tercero, la Segunda Guerra Mundial, sus viajes por la Europa ocupada le convertirán en otra persona. A la vez que se narra la azarosa historia del protagonista, la novela nos cuenta la investigación de unos extraños asesinatos cometidos en la capital bonaerense después de la guerra. Dos policías se ocupan de esos crímenes sin sospechar que sus pesquisas les llevarán a descubrir, además de una trama criminal, una conspiración política.

Compartir...
Artículo anteriorOdiseicas
Artículo siguientePasión imperfecta
Eva Fraile
Agente literario, agente de derechos internacionales, asesora editorial, experta en posicionamiento de escritores y redactora en distintos medios de comunicación. Prensa en Academia del Cine. Editora de la web La Reina Lectora. Escritora de Proyecto Crysser. Olvido.