Mónica Rouanet. Septiembre donde las calles las luciérnagas no tienen nombre.

Mónica Rouanet es una de esas escritoras que aún no se conocen a nivel masivo, pero que merecerían ser conocida porque se entrega siempre a las palabras. ¿Su fuerte? Los personajes. Personajes lleno de historias que van conformando un universo que va más allá de las acciones para atravesar el hueso de la novela.

Eso sí, no se dejen engañar por sus escritos, si la conocieran se reirían mucho con ella.

Biografía de Mónica Rouanet

Mónica Rouanet nació en Alicante y desde los siete años vive en Madrid, donde estudió Filosofía y Letras. Especializada en Pedagogía por la Universidad Pontificia de Comillas, posteriormente cursó estudios de Psicología en la UNED. Desde hace más de diez años atiende a personas en riesgo y dificultad social.

Web: https://monicarouanet.com/
Twitter: https://twitter.com/monicarouanet
Instagram: https://www.instagram.com/monicarouanet/

Entrevista a Mónica Rouanet

1.-Eres una escritora de la “Generación Kindle”, ¿qué significa eso?

Jajaja, ¡qué recuerdos! En 2012, publiqué mi primera novela, El camino de las luciérnagas, en Amazon. Allí me encontré con un montón de autores autoeditados. Uno de ellos creó un grupo de Facebook denominado Generación Kindle donde entramos casi todos. En ese grupo comentábamos novelas, preguntábamos dudas, hacíamos promoción y, en mi caso, encontré buenos amigos. Al final se nos conoció con el nombre de ese grupo: “Generación Kindle”. Hoy muchos de esos autores publican con grandes editoriales.

 

2.-Y de pronto, una gran editorial se fija en ti, qué subidón, ¿no?

Sí, la verdad es que sí. Aunque debo puntualizar que la primera en fijarse en mi obra fue una editorial más bien pequeñita. La Fea burguesía comenzaba su andadura y quiso iniciar su catálogo con El camino de las luciérnagas. Después de eso llegó Roca Editorial con la publicación de mi siguiente novela, Donde las calles no tienen nombre, y aquí seguimos.

 

3.-¿Qué significó eso para ti?

Un chute de orgullo y de aprendizaje en todos los sentidos. En la edición, tengo la suerte de haberme encontrado con Esther Aizpuru. Cada vez que edita una de mis novelas aprendo un muchísimo de técnica literaria. Es una auténtica maravilla. Gracias a ella he adquirido mucha más soltura y en cada nueva novela me atrevo a innovar  y a experimentar con diferentes voces narrativas, tiempos verbales, escenarios… Publicar con una de las grandes también me ha dado la oportunidad de participar en diferentes Ferias del Libro y Festivales Literarios donde he conocido a otros autores, algunos de ellos de los que era fiel seguidora, como Elia Barceló, Víctor del Árbol, Carlos Salem y muchos más. Sus consejos son muy valiosos. Publicar con Roca también me ha ayudado a comprender algo de este entramado literario. Supongo que, al igual que otros autores novatos, tenía la firme convicción de que publicar bajo un sello literario importante colocaría mis novelas en todas las librerías y, en consecuencia, exigía que  así fuera y, además, que permanecieran durante meses en lugares bien visibles desde donde vendería gran cantidad de ejemplares. Después te das cuenta de que, para llegar a eso, hace falta mucho trabajo por parte de todos, especialmente del autor. Y que cada pequeño paso que vamos dando de manera conjunta es un paso cargado de aprendizaje que, con suerte, hará más visible nuestra obra.

 

4.-¿Cuándo comenzaste a pensar que esto podía ser tu vida?

Cuando me di cuenta de que no puedo dejar pasar mucho tiempo sin escribir. Creo que, aunque no publicara, seguiría escribiendo.

 

5.-Eres autora de tres libros: El camino de las luciérnagas, Donde las calles no tienen nombre, Despiértame cuando acabe septiembre

  1. a) ¿En cuál te quedarías a vivir? En El camino de las luciérnagas.
  2. b) ¿En cuál te enamorarías? También en El camino de las luciérnagas. Jajaja una de mis lectoras me envió un mensaje en el que decía: “Oye, Atanasio de mayor no es tan feo, ¿verdad? Es que creo que me gusta un poco”.
  3. c) ¿En cuál matarías? Sin duda en Despiértame cuando acabe septiembre.

En Donde las calles no tienen nombre imitaría a la protagonista.

 

6.-Durante el confinamiento has estado escribiendo una serie de relatos que a muchos/as nos han acompañado. ¿Cómo se te ocurrió? ¿De dónde nacían las historias?

Al principio, mucha gente me decía que no podía leer, que no se concentraba en lecturas largas con todo lo que estaba ocurriendo alrededor. Una de ellas fue Margarita Puncel, ilustradora en su juventud de novelas infantiles como Un duende a rayas o Abuelita Opalina. Entonces se me ocurrió escribirle un relato diario para entretenerla a ella y a gente que estuviera pasando por lo mismo. Las historias iban surgiendo cada día de lo que veía por la ventana, de lo que leía en la prensa, de noticias varias, de mis visitas al supermercado y de otras muchas cosas del día a día del confinamiento. ¡Hasta de la aventura que suponía los primeros días bajar la basura!

 

7.-¿Puedes contarnos tus próximos proyectos?

Por supuesto. En 2021 saldrá, también bajo el sello de Roca Editorial, mi siguiente novela. Esta vez se trata de una mezcla de thriller y novela negra que ubica la historia en un edificio real situado en Madrid. Este edificio fue un orfanato y posterior residencia de niños sordos. Durante algunos años estuvo abandonado. Aunque actualmente está abierto, continúan cerradas sus dos plantas superiores y… bueno, tendréis que leer la novela para saber qué es lo que ocurre en ellas. Estoy muy orgullosa de todas mis novelas, pero, quizás porque esta es la última, le tengo un cariño especial.

Por otro lado, estoy pensando publicar los relatos que he ido escribiendo durante el confinamiento y dedicar los beneficios que se generen a colaborar con las personas que se hayan visto afectadas de alguna manera por el coronavirus, y, por último, estoy metida de lleno en la escritura de una nueva novela completamente negra.

 

8.- Hay una parte que poca gente conoce de ti y es tu lado más solidario. Estás intentando llevar la literatura a chavales en riesgo de excusión social, ¿es el futuro de la literatura o pretendes que la literatura sea parte de su futuro?

Llevo más de veinte años trabajando con este colectivo y de él he aprendido muchísimas cosas. Una de ellas es que cuando les das a leer, o les lees en voz alta y con entonación (muchos no son capaces de hacerlo solos o no tienen lectura comprensiva), textos u obras completas que realmente les interesan, se entusiasman con los personajes y con las historias y van adquiriendo un hábito lector que, sin duda, les ayuda a mejorar. Lo que pretendo es que la literatura, como otras áreas de la cultura, llegue a formar parte de su vida. Sin duda conseguirá mejorarla.

 

9.-¿Qué tiene la novela negra que no tenga otro género?

No creo que ninguna de mis novelas sea purista en género negro, aunque es obvio que algo de eso tienen. Me encuentro cómoda escribiendo sobre intrigas y misterios y sobre personas que buscan aclararlos. Y qué mayor misterio que una muerte sin resolver.

 

10.- ¿Te veremos escribiendo ciencia ficción, romántica, histórica…?

Me encantaría adentrarme en nuevos géneros. Quizás lo haga algún día. No me siento delante del ordenador y digo: “voy a escribir una novela negra”. Yo me siento y empiezo a crear personajes a los que les ocurren cosas y, de momento, las he enfocado desde esta perspectiva. Supongo que si le hubiera dado más énfasis a otros aspectos, como el romántico, las habrían catalogado como novelas románticas, o costumbristas, o de ciencia ficción si, por ejemplo, las hubiera situado en un mundo paralelo o en otro planeta.

 

11.- ¿Cuál de tus novelas me leo primero si quiero conocer a Mónica Rouanet?

Creo que yo empezaría por El camino de las luciérnagas. Hay quien dice que es la más entrañable. Donde las calles no tienen nombre tiene muchísimos fans que aseguran que es mi mejor novela y Despiértame cuando acabe septiembre es, para mí, la mejor escrita de las tres publicadas. Estoy convencida de que esto se debe a que sigo aprendiendo y evolucionando (¡Y lo que me queda!) y eso se nota en cada nueva novela.

Compartir...