El aislamiento enferma al cerebro_Raquel_MarinEl cerebro humano se ha forjado en comunidades cada vez más complejas, con aspectos de la convivencia y la interacción social muy variados. Se comenta que el cerebro humano se ha desarrollado de manera acelerada y sorprendente, hasta alcanzar un porcentaje de peso sobre el total del cuerpo inusual y excepcional. Ello sería en parte debido a las relaciones sociales. La interacción con los demás es necesario, mientras que el aislamiento y la privación de relación con otras personas merma el cerebro y lo puede enfermar.

En un estudio se ha demostrado que la carencia en los primeros meses de vida de contacto social genera una reducción del volumen del cerebro y el cociente intelectual de adulto. Incluso aunque el bebé tenga posteriormente una vida afectiva saludable en el seno familiar y del contexto medioambiental

Bebés aislados y desatendidos en centros

Se trata de un nuevo estudio que se publicó recientemente, efectuado .con bebés refugiados.

En el estudio siguieron el desarrollo de 67 niños rumanos huérfanos del régimen de Ceausescu en los años 70. La mayoría de ellos eran bebés cuando fueron separados de sus familias y trasladados a Centros en los que estuvieron aislados entre 3 y 41 meses. En estos Centros permanecían con muy poco acceso a estímulos o contacto afectivo. Posteriormente esos niños fueron adoptados por familias inglesas en ambientes altamente favorables con una buena educación y una buena alimentación.

Sin embargo 30 años después se demuestra que estos niños ahora adultos tienen hasta un 8-9% de reducción del total del volumen cerebral. Un dato interesante es que el volumen inferior del cerebro estaba relacionado con el tiempo de duración del aislamiento. Es decir, que cuanto más tiempo hubieran permanecido en esos Centros peores eran las posibilidades de recuperación.

 

Mayor riesgo de TDAH

Por otra parte, estos refugiados tenían de adultos mayores dificultades para incorporarse a los estudios superiores y tenían un mayor riesgo de trastorno de déficit de atención e hiperactividad. Además, tenían en muchos casos dificultades en las habilidades sociales. Por ejemplo, tenían menos capacidad para involucrarse con amigos y abandonaban más fácilmente las relaciones afectivas.

 

Sin afecto el desarrollo cerebral se ve mermado

Lo interesante de este estudio es que muestra una clara correlación entre la situación emocional del cerebro en los primeros meses de vida y el desarrollo del intelecto posterior. Además, estas diferencias en la estructura cerebral parecen no ser reversibles sino se acatan en los primeros meses de vida.

Por otra parte, otro aspecto que se relaciona con el peor desarrollo cerebral tiene que ver con la ausencia de estímulos en el ambiente. No solamente el afecto, sino el estímulo visual, captar nuevos olores, sentir diversos tipos de tactos y temperaturas, acceso a sonidos y voces variados, etc. genera todo un conjunto de factores esenciales para el desarrollo cerebral.

Los investigadores descartan que este parámetro tenga que ver con malnutrición, ya que los niños posteriormente siguieron dietas que permitían tener un desarrollo normal. No sufrieron de carencias vitamínicas o de otro tipo de defectos nutricionales posteriores o síndromes metabólicos.

 

Si te interesa conocer, alimentar y potenciar tu cerebro, puedes matricularte en este nuevo curso online para todos los niveles y de mucho interés:

http://www.raquelmarin.net/cursos/alimentacion-y-pautas-neurosaludables-a-todas-las-edades/

 

Por Raquel Marín
Para saber más, visita mi blog: http://www.raquelmarin.net

Pon en forma tu cerebro: Plan de actividades, probióticos y recetas para mejorar tu cerebro
de Raquel Marín

Publicación: 24 de octubre de 2019
Editorial: Roca Editorial
Páginas: 336
ISBN: 978-8417771195

Sobre el libro:

Tras el éxito de Dale vida a tu cerebro, donde la neurocientífica Raquel Marín nos hablaba de las necesidades nutritivas de nuestro cerebro para mantenerse joven y sano, y de cómo una correcta alimentación puede prevenir enfermedades neurodegenerativas como el alzhéimer o el párkinson, llega Pon en forma tu cerebro, con las pautas necesarias para alcanzar la máxima eficiencia de nuestra mente, haciendo especial hincapié en la estrecha relación que existe entre cerebro e intestino, una evidencia científica contrastada.

Guía para el mejor estilo de vida, con pautas físicas, mentales y emocionales, y los alimentos que necesitas para estar en óptima salud mental durante todas las etapas de la vida.

¿Sabías que…?
La práctica de ejercicio moderado dos veces por semana mejora la actividad cerebral en las personas mayores.

Biografía del autor

Imagen de raquelmarin.net

Raquel Marín es neurocientífica y catedrática de Fisiología. Se doctoró en Biomedicina en la Universidad Laval de Quebec y ha dedicado su vida a la investigación científica, en particular a las enfermedades del cerebro en el envejecimiento y a los nutrientes para la salud cerebral. Tiene una amplia bibliografía científica y también ha consagrado parte de su actividad a la divulgación de la salud cerebral. Es autora de 127 publicaciones científicas internacionales y ha sido ponente invitada en más de cuarenta congresos internacionales. Ha impartido cientos de conferencias divulgativas en centros académicos, museos, centros de salud y de enseñanza. Ha recibido el Premio a la Mujer Investigadora en Biomedicina en la Universidad Laval (Canadá), el Premio de Investigación Agustín de Bethencourt de la Fundación CajaCanarias, la Medalla Europea al Trabajo de Economía y Competitividad, y la Medalla de Honor del Instituto de Ciencias Forenses de Barcelona. Además es la directora de la oficina de transferencia de la investigación en la Universidad de la Laguna (Tenerife). En su página web www.raquelmarin.net escribe un blog de divulgación sobre el cerebro y la nutrición, en el que aporta recetas neurosaludables. En 2018 publicó Dale vida a tu cerebro, del que lleva tres ediciones vendidas. Este es su segundo libro de divulgación.

Compartir...